viernes, 17 de febrero de 2017

El ojo de la cerradura

Entonces él miró por el ojo de la cerradura y descubrió que su alma ya no pertenecía a su cuerpo y que su cuerpo no pertenecía al mundo real. Mirar a través de la cerradura fue descubrir un pasado inalterable y un futuro congelado. Donde su cuerpo se detuvo en el tiempo y comenzó a desintegrarse. Vacilando entre vagos intentos de retornar a la materia en descomposición, se vio alejado del punto de inicio que se transformó en el punto final. El fin de una atadura que llevaba años prolongándose hasta que hubo un punto de quiebre que provocó la separación del nudo que por mucho tiempo pareció indisoluble. Voltearse para ver, voltearse para intentar volver. Intentar comprender que la materia sólida en polvo se convierte. Intentar descubrir dónde va el espectro, transparente, delicado, sin luz. Transportar la amnesia de no saber qué fue lo que sucedió, pero recordar, sin embargo, que no está donde debería.
Irse. La manera en la que se fue no correspondió o a lo escuchado por años. Nubes negras no rodearon la materia. No hubo guadaña. El cráneo sonriente con ojos oscuros sin vida no hizo justicia en su aparición, pues allí no estuvo. Solo fue una leve vibración que todo el cuerpo recorrió, y el dorado despertar se convirtió en un doble ensombrecido, teñido en tinieblas, y nunca jamás recuperado. Cuando alejado de la materia estuvo, supo que ya no había manera de regresar. Inalcanzable, inalterable. Se sintió subiendo, pero no vio luz sagrada. Se sintió bajando, pero no sintió calor maldito. No hubo tiempo ni hubo espacio. Solo el destello de aquel último pensamiento que quebró cada parte del desgastado espectro sumergiéndolo en el conocimiento de aquella duda que nadie puede responderse, cuando materia y espectro atados todavía están.
“Y descubrí que no había cielo ni infierno. Que después de la muerte, no hay nada más. Cuando el hilo es cortado, no hay más tiempo, pues la primera brisa de la noche te desvanece. Y es entonces cuando sabes, en el último segundo, que ya no hay vuelta atrás.”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar! En este blog respondemos todos los comentarios. Tus opiniones nos interesan, ¡te esperamos de vuelta!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...