lunes, 6 de febrero de 2017

Opinión: Enamorado de un muerto


¿Alguna vez te pasó de enamorarte de una persona con sólo mirar una foto? Sea un comediante, un músico, un actor o una persona que sólo está en una foto. Ahora bien, ¿qué pasa cuando esa persona está muerta?
He leído en varias ocasiones publicaciones de personas que aseguran haberse enamorado de alguien que ya no está vivo, pero ese alguien no fue una persona que haya estado nunca a su alcance. Es decir, que este alguien jamás formó parte de la vida de esta persona, sino como dije arriba, solo se la conoce por fotos o televisión.
Sabes que está muerta, pero no es de su muerte de la que se enamora. Es de esa persona. De la sonrisa que tiene en la foto que viste, de la mirada soñadora, de su aspecto. De la historia que puedes llegar a conocer. 
Yo me encuentro en una situación así: nunca conocí esa persona, es más, murió mucho antes de que yo naciera, pero lo que siento es verdadero. Ya van de esto dos años, la primera vez que lo vi fue en un documental. Al principio fue mera curiosidad, comencé a investigar, curiosear sobre hechos de su vida (infancia, estudios, etc.) pero en un momento dejó de ser solo curiosidad. 
Y pasó a ser amor
De pronto no era solo ver fotografías, era sentir algo por ellas. No era simplemente decir que me gustaba como podría gustarme un actor o un cantante, sino que iba más allá de eso, tanto que no habían palabras para describirlo. Aún no las hay. Pero yo lo sentía, todas las sensaciones que uno debería sentir cuando está enamorado, pero no tenía un punto de referencia, ya que nunca lo había estado antes. De allí, salieron muchas conversaciones con amistades preguntando como se sentía estar enamorado, como se sentía el amor, y todas las respuestas conducían a las mismas sensaciones que yo experimentaba y sigo experimentando al ver esas fotos. Mariposas en el estómago, aumento del ritmo cardíaco, nervios, respiración acelerada y constantemente pensar en esa persona. Recordando que nunca la conocí, que no hay explicación para sentir lo que siento. Por eso es que también recurrí al Internet para saber si alguien más estaba pasando por lo mismo que yo, pero lo que encontré no satisfizo en ningún sentido lo que yo esperaba encontrar. 
En las pocas páginas que encontré en donde se habla del tema, son más los comentarios negativos que los que buscan ayudar. En realidad ninguno busca ayudar. Hubieron dos comentarios que o bien eran repetitivos, o bien estaban equivocados, (además de que buscaban ofender y dañar). El primero hablaba sobre que esto era un capricho, algo pasajero que se iría con el tiempo y que solo se debía a una obsesión por algo que no se puede obtener. 
Déjenme decirles que esto no es un capricho y mucho menos algo pasajero. Como bien ya dije, hace dos años que siento lo mismo, por más que intente convencerme de que nada va a suceder y de querer seguir con mi vida, algo dentro mío no se siente correcto o no se siente bien. Incluso al punto de rechazar a las personas con interés amoroso en mi por sentir esto como una infidelidad hacia esta persona.
Y el segundo comentario, insultaba a las personas diciéndoles Necrófilos. La lejanía entre un enamoramiento como el ya descrito y esta práctica (considerada una perversión o una desviación sexual) es abismal. 
La Necrofilia es una conducta sexual de la persona que tiene relaciones carnales con cadáveres (para más info sobre este término, click aquí); y yo me pregunto ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? 
Al principio consideré que era solamente ignorancia por parte de quienes estaban allí para juzgar, pero al ver que era tan repetitivo en los comentarios tenía que decir algo. 

En ningún momento cruzó por mi mente (y estoy segura que tampoco por la mente de las personas que tuvieron las agallas de publicar sobre esto) mantener relaciones carnales con el cadáver de la persona de la que me enamoré. Y jamás va a ser algo a lo que aspire en toda mi vida. El uso incorrecto del término y las acusaciones es lo que generan que las personas no quieran o teman expresar las cosas que les pasan. No es algo que se pueda hablar normalmente en una conversación casual sin que te tilden de "loco", "raro", o en este caso "necrófilo". Ni soñar hablarlo con un psicólogo. No hay ayuda que pueda ser brindada en estos casos, al menos desde mi experiencia. A menos que lo vivas, nadie comprende lo que verdaderamente significa estar enamorado de un muerto


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar! En este blog respondemos todos los comentarios. Tus opiniones nos interesan, ¡te esperamos de vuelta!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...