jueves, 9 de febrero de 2017

Opinión: Independencia pendiente

¿Por qué es tan difícil para un padre dejar ir a los hijos? Es algo que me pregunto constantemente, ellos se pasan la vida entera intentando protegernos y darnos lo mejor posible para poder prepararnos y así afrontar el futuro. Pero cuando llegamos a la adultez, se esfuerzan demasiado en continuar protegiéndonos, o en su defecto, sobreprotegiéndonos. Esto es lo que me pasa constantemente. Mi mamá se niega a cortar el cordón umbilical conmigo, y eso comienza a agobiarme demasiado. Mi mamá tiene este problema de no poder diferenciar cuál de sus hijos tiene madurez acorde a la edad y cual no. 
Somos tres hermanos, dos de ellos viven lejos y yo vivo con ella. De los tres soy la única que trabaja y estudia al mismo tiempo, podría vivir sola si yo quisiera, me considero lista para eso porque sé también manejarme perfectamente con las labores de la casa, y de hecho ya sé lo que es vivir sola por un tiempo. Me considero muy capaz de ser independiente, pero mi mamá no me deja, ella me mantiene bajo su ala creyendo que soy la menos capacitada para afrontar la vida.
Y algo que yo siento respecto a mi mamá, es que algo le impide verme de forma madura y adulta, le cuesta creer que estoy bien, que ya no vivo constantemente asustada o pendiente de su protección. Pero ella insiste con su discurso ambiguo, ¿y por qué? Cuando le conviene soy grande para muchas cosas, pero de la misma forma, también soy muy pequeña para otras. Y ese es un discurso que me confunde constantemente. Con mis hermanos es algo mucho más diferente. Al vivir lejos mi mamá no tiene poder de voto en ninguna decisión que tomen, y es por eso que se salen con la suya.. 
Y la mayoría de las veces, no es justo. 
A la edad de veinte años y haciendo lo que hago, se supone que me gané en algún momento el privilegio de que se me considere adulta. No tiene nada que ver el hecho de que todavía viva bajo su techo. Es inaudito que pese a estudiar una carrera y buscar formarme para el día de mañana ser una profesional, mi mamá todavía llame a mi amiga para preguntarle por qué no asisto a un examen, o a clases o simplemente para seguirme el rastro.
Hay mucha diferencia en preocuparse por mi bienestar que a controlar todo lo que hago en todo momento. Nunca hice nada para que dudara de mi, siempre fui responsable y abierta a compartir lo que ocurría en mi vida, pero en cierta forma, eso sólo la llevó a desconfiar de mí y a necesitar tirar los hilos de mi vida para que yo pregunte ¿qué tan alto? cada vez que ella diga "salta".
Sigo trabajando en eso, en demostrarme adulta y capaz a sus ojos hasta que lo entienda, pero hasta ese entonces, el estado de mi independencia: pendiente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar! En este blog respondemos todos los comentarios. Tus opiniones nos interesan, ¡te esperamos de vuelta!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...