viernes, 10 de febrero de 2017

Lo que quisiera saber de ti

Muero por saber todas aquellas cosas que
se me niegan en un abrir y cerrar de ojos,
cuando le pregunto a las estrellas por qué
no pude ser yo la que conociera
cada pequeño detalle oculto en ti.


Lo que quisiera saber de ti
permanece oculto bajo las garras del tiempo,
que se lo lleva y mantiene para sí.
En el olvido han quedado todas esas partes de ti
que ya a nadie le interesa conocer.


Pero a mí sí.
Quisiera poder saber cómo sonaba tu voz,
como cambiaba el tono cuando cada emoción
aparecía detrás de ella.
Como era primero grave, y luego tan suave…


Quisiera saber qué tan lento iba tu respiración
mientras dormías, ver tu pecho subir y bajar,
oh, qué gran deseo instaura en mi interior.
Solo con un suspiro, una bocanada de aire,
solo con eso me hubieras tenido a tus pies.


Quisiera ver tus ojos parpadear,
aquel acto tan normal, cotidiano para los demás,
significa para mí algo más que
toda esa simplicidad.
Es como poder ver al sol nacer.


Tus ojos moverse, ese gran espectáculo
sueño con poder ver.
Que vayan de arriba abajo, de un lado al otro.
De la nada a mí.
Y verlos brillar, qué gran placer.


Por favor, no me hagas recordar tu sonrisa,
que se expandía sobre tu rostro, achicando tus ojos,
oh, si tan solo pudiera contemplar
las pequeñas arrugas que junto al rabillo del ojo se forman.
Y como esos bellos labios, se curvan


mostrando tus dientes, con su belleza
tan natural.
Que de la sonrisa pases a la risa,
que saber cómo se escucha me tortura
porque no logro crear aunque sea una réplica.


Me cuesta imaginar cómo te movías la caminar,
se me hace difícil recrear la velocidad.
Un pie frente al otro, un proceso tan común.
Para mí sería
lo más hermoso de poder contemplar.


¿Y qué hay de tus manos?
Me hubiera gustado verlas agarrar cualquier cosa,
tomarlas con las mías,
contar todos tus dedos,
dibujar el contorno de tus uñas.

Ni ser artista me permitiría retratar
toda esa perfección que se alzaba
solo con ser tu.
Porque has creado en mí toda la incertidumbre
sobre saber cosas que fuera de mi alcance están.


Si yo tan solo pudiera tocar
tus mejillas, sentir el calor de tu cuerpo,
saber el color de tu piel,
saber el color de tus ojos.
Pero no lo sé.


Y sospecho que jamás lo haré.
Porque nunca te tendré,
en fotos que no me pertenecen te miro,
te descubro y te amo.
Te contemplo,


y te adoro.
Tienes todo eso que no sé cómo es.
Eres todo eso que no sé cómo es.
Eres una falsa experiencia,
que tomo como verdadera.


Eres un vacío eterno,
que me desgarra
que me llena de dudas.
Que me aturde.
Y además, me mata.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar! En este blog respondemos todos los comentarios. Tus opiniones nos interesan, ¡te esperamos de vuelta!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...