sábado, 25 de febrero de 2017

Reseña: La chica del tren de Paula Hawkins


Título: La chica del tren
Autor: Paula Hawkins
Editorial: Planeta
Año de publicación: 2015
Páginas: 493
ISBN: 9789504946403









Está enterrada debajo de un abedul, cerca de la viejas vías del tren. Un mojón - en realidad, poco más que una pila de piedras - señala su tumba. No quería que su lugar de descanso llamara la atención, pero tampoco podía dejarla sin ningún recordatorio. Ahí dormirá en paz, sin que nadie la moleste, sin ruidos, salvo el canto de los pájaros y el rumor de los trenes.



Sinopsis:
Rachel toma siempre el tren de las 8:04 hs. Cada mañana es lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas... y la misma parada en la señal roja. Son sólo unos segundos, pero es el tiempo suficiente para observar una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce con sólo observarlos, les inventa nombres y una historia. Son Jess y Jason, llevan una vida perfecta, no como la suya. 
Pero un día ve algo desde el tren. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece? 
Tú no la conoces. Ella a ti, sí. 



Argumento:
Siendo ésta la primera novela de Hawkins, no tenía mucho pasado ni experiencia con su escritura, sino que era más bien adentrarse en una lectura que estaba arrasando en el mercado en el momento. Sí, por ser la primera vez que salía a la luz el nombre con apenas sólo un libro bajo el brazo, había mucho revuelo. Leí La chica del tren apenas unas semanas después de que se publicara en español, y en su momento me encantó. 
La historia se centra en Rachel, una mujer en sus treinta años, demacrada, frustrada y desempelada, quien no posee la fortaleza para recomponer su vida que nos será presentada por medio de flashbacks a medida que avanzamos con la lectura. 
Rachel toma todos los días el tren de las 8:04 hs. que la lleva de una punta a la otra de Londres. Lo hace para mantener la "cubierta" con sus familiares y amigos, puesto que ninguno sabe que perdió su trabajo poco tiempo después de que su matrimonio terminara luego de descubrir que su ex-esposo (Tom) mantenía relaciones con una agente de bienes raíces. 
En el tren comienza a imaginar historias que tiene como protagonistas a una pareja común y corriente a la que les asigna nombre. Hasta que un día ve algo desde la ventanilla: la pareja de su cuento de hadas no es del todo perfecta como ella lo imaginaba. 
La historia es contada por tres protagonistas femeninas, que entrelazan sus vivencias de tal forma que el lector comienza a seguir un hilo conductor para desenmascarar el misterio que es presentado desde la primera página. 



Opinión:
Tras mucha consideración, verdaderamente es un libro que ha sido privilegiado por el don de la publicidad y el marketing. Al leer las cubiertas, con todas las buenas críticas que ha recibido -tanto de críticos profesionales como críticos amateurs -, te quedas con ese gusto bajo la lengua y te siembra curiosidad de saber por qué es que está en boca de todos. La chica del tren es una novela negra, que no aporta nada relevante al género. ¿Por qué digo esto? Porque fue escrita para aquellos que no conocen el género, o que no están habituados a este tipo de tramas. 
Eso fue lo que hizo que en un primer momento a mí me gustara tanto.De leer novelas rosas y literatura juvenil, cayó en mis manos este libro y fue para mí descubrir la grandeza de un mundo nuevo. Pero tras haber leído otras obras, de autores que en verdad merecen el crédito de llamarse así, puedo ver cuán equivocada estaba. Y es que Hawkins no hace más que presentar personajes trillados, con un intento de historia profunda detrás de cada uno, pero que no logra convencer del todo. El misterio dura apenas un tercio del libro, y esto es a comienzo de la historia, donde no podemos fiarnos verdaderamente de lo que se cuenta porque la protagonista no es de confianza (por estar ebria todo el tiempo).
Desde mi perspectiva, la historia no está bien conformada. Hay muchos puntos ciegos que no llegan a ser cubiertos o desarrollados por completo; situaciones extrañas que te hacen preguntar si verdaderamente será así en la vida real, como por ejemplo la policía, que bien podría haberse quedado de brazos y tendría la misma acción que como se la pinta en La chica del tren. El libro decepcionará a todo aquel que sepa cuáles son las verdaderas novelas negras, pero si lo que se busca es pasar el tiempo y entretenerse un rato, entonces estará bien. 
Y por si fuera poco, se suma incluso más publicidad, ya que Hawkins vendió los derechos para película mucho antes de que estuviera impreso el libro, así que hubo película a los pocos meses de la publicación del mismo. Habiéndola visto, no la recomiendo en lo absoluto, ya que personalmente se sintió como derrochar dos horas de mi vida que ni Emily Blunt ni Hawkkins van a devolverme. La trama es básicamente la misma, solo que en lugar de transcurrir en Londres, transcurre en Nueva York, con pequeñas omisiones como suelen tener todas las adaptaciones de libros.



Información de la película:

Título: La chica del tren
Director: Tate Tylor
Guión: Erin Cressida Wilson
Duración: 144 minutos
Año: 2016
Protagonistas: 
Emily Blunt (Rachel Watson)
Haley Bennett (Megan Hipwell)
Justin Theroux (Tom Watson)
Luke Evans (Scott Hipwell)
Édgar Ramirez (Dr. Kamal Abdic)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar! En este blog respondemos todos los comentarios. Tus opiniones nos interesan, ¡te esperamos de vuelta!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...